Morbi vitae purus dictum, ultrices tellus in, gravida lectus.

AUTOR

Peace Love Vegan

PUBLICADO

17 de febrero de 2020

Cuando Maia nació se nos planteó la opción de ponerle pendientes a los pocos días de nacer. A mi personalmente no me apetecía mucho la idea de entregarla a unas desconocidas para que agujerearan sus delicadas y preciosas orejitas. Y no por el dolor físico en sí, (que también), sino por la angustia de verla pasar por ser una víctima tan joven de una agresión consentida. Porque un dolor físico (aunque sea pequeño) no deja de ser una agresión, aunque los motivos de la agresión sean culturales o sexistas. ⠀

Nuestra labor como ma/padres es protegerla, cuidarla y velar por ella hasta que ella pueda hacerlo por sí misma. Por ese motivo no nos encajaba nada todo el proceso de ponerle los pendientes. ⠀

Maia es muy sensible al tacto y a las personas ajenas, no le gusta que la toquen sin su consentimiento, no es de sonrisa fácil y los besos “los vende caros”. Pero cuando está con determinadas personas se suelta y es maravillosa, conociéndola ahora creemos que no le habría gustado nada pasar por esa situación. ⠀

Y Por eso no lleva pendientes. Porque su cuerpo es suyo y nadie más que ella manda sobre su persona. Creemos que esa lección que está aprendiendo por no llevar pendientes, es mucho más enriquecedora a todos los niveles que un simple adorno colgando de sus orejas. ⠀

Nos gusta explicárselo, le hemos dicho que NADIE, nisiquiera Mikel, ni yo, tenemos derecho sobre ella o sobre su cuerpo, le hemos explicado que ELLA es dueña de sí misma y queremos que lo tenga muy presente. Le hemos dado la opción de que cuando ella quiera (si quiere) le acompañaremos a ponérselos. Y que por eso no se los pusimos al nacer.
Aparte siempre le decimos que tiene las orejitas más preciosas del mundo y que no necesitan ningún adorno ☺️😊⠀