Descripción del proyecto

Morbi vitae purus dictum, ultrices tellus in, gravida lectus.

CHEF

Peace Love Vegan

CATEGORÍA

Quesos

PUBLICADO

19 de febrero del 2020

INFORMACIÓN
  • Cocina: Quesos

  • Tiempo de preparación: 15 mins

  • Tiempo de cocina: 10 mins

  • Tiempos de reposo: 2 Días

INGREDIENTES
  • 400 gr Anacardos crudos

  • 8 Acidophilus

  • 1 Cucharada de miso de arroz (sin pasteurizar)

  • 3 Cucharadas de curry amarillo

  • 4 Cucharadas de agua

  • 1/2 Cucharadita de hinojo (semillas)

  • Mix de Semillas (Amapola, pipas, sésamo…)

PREPARACIÓN
  • Remojamos los anacardos la noche antes (unas 8 horas)

  • Procesamos los anacardos remojados con la cucharada de miso y las 4 cucharadas de agua.

  • Cuando tengamos una masa fina y sin grumos, añadimos los 8 probioticos y procesamos durante dos minutos más.

  • Vertemos la masa en un recipiente de cristal y lo dejamos 24 horas a unos 25-30 grados cubierto con una tela de quesos o una gasa fina. Si no conseguís esa temperatura en vuestra casa, dejadlo más tiempo, 48 horas.

  • Después del tiempo de fermentación notaréis que el queso ha adquirido un olor láctico. Ahora lo vamos a saborizar, vertemos la mezcla en el procesador de alimentos con el curry y el hinojo y procesamos durante un par de minutos.

  • Forramos tres moldes de 10 cm de diametro con film y vertemos la mezcla. Tapamos con film y los introducimos en la nevera. Los dejaremos 4-5 horas para que endurezcan y adquieran la forma. Una vez duritos y con la forma, desmoldamos y los cubrimos con las semillas.

  • Volvemos a introducirlos a la nevera y los dejamos mínimo 24-48 horas, pasado ese tiempo ya estarán listos para comer.

NOTAS

Esta receta está tremenda con pasas sultanas, si os gustan las pasas, añadidlas a la hora de saborizar, junto con el curry y el hinojo, el contraste es brutal.

El miso de arroz sin pasteurizar que utilizamos es salado, por eso no le ponemos sal, si omitís el miso en esta receta (sería una pena), añadidle una cucharadita de sal a la hora de saborizarlo.

Aunque se puede comer a partir de las 24 horas de prepararlo, podéis dejar madurando el queso entre dos y tres semanas, su textura será más firme y su sabor más intenso.