Project Description

Morbi vitae purus dictum, ultrices tellus in, gravida lectus.

CHEF

Peace Love Vegan

CATEGORÍA

Picoteo

PUBLICADO

04 de Mayo del 2021

INFORMACIÓN
  • Cocina: Quesos

  • Tiempo de preparación: 40 mins 

  • Tiempos con reposo: 10 días

INGREDIENTES
  • 2 Cucharadas de levadura nutricional

  • 1 Cucharada de pimentón dulce

  • 1/2 Cucharadita Pimentón picante

  • 1 Cucharada Orégano

  • 1 Cucharada ajo en polvo

  • 1 Cucharada Sal

PREPARACIÓN
  • Procesamos los anacardos (previamente remojados durante 12 horas) junto con las 4 cucharadas de agua y la cucharada de miso.

  • Cuando tengamos una masa fina y sin grumos, añadimos los acidophilus y procesamos durante otros 2 minutos  más. Antes de añadir los acidophilus nos tendremos que asegurar de que la masa no está demasiado caliente, ya que ésto podría dañar a las bacterias y con ello, a la fermentación. Si la masa está caliente, tendremos que esperar un rato a que se enfríe.

  • Una vez tengamos la masa lista, la vertemos en un recipiente de vidrio y lo tapamos con una tela de quesos. Dejaremos la masa fermentando durante 48 horas a una temperatura aproximada de 25 grados, un buen lugar para fermentar, suele ser el horno.

  • Pasadas las 48 horas procederemos a saborizar nuestro queso. Vertemos la masa en el procesador de alimentos y preparamos el resto de ingredientes. Sofreímos el ajito en una sartén con fondo de AOVE y añadimos las shiitake troceadas. Cocinamos hasta dorar. Añadimos el pimentón dulce y el picante, rehogamos unos segundos y retiramos del fuego.

  • Añadimos el sofrito de ajo y shiitake a nuestra masa de anacardos fermentada junto con el resto de ingredientes, la levadura, el ajo en polvo, el orégano y la sal. Procesamos hasta integrar los ingredientes.

  • Vertemos la masa en 3 moldes forrados con film y cubrimos también la parte superior alisandola con los dedos. Guardamos nuestros moldes en la nevera durante 4 horas para que la masa endurezca y adquiera forma.

  • Una vez pasadas las 4 horas sacamos nuestros quesos de la nevera, desmoldamos y alisamos las imperfecciones que puedan quedar con una cuchara.

  • Ahora llegaría el paso más difícil, tendremos que tener paciencia y dejarlos madurar para que endurezcan y se intensifique su sabor. Los colocaremos en un recipiente con rejilla y lo voltearemos cada día para que se forme una costra por toda la parte externa de nuestros quesos. Cuanto más tiempo lo dejemos curar, mejor. A partir del segundo o tercer día ya estarían listos para consumir pero aún estarán tiernos, si queremos una textura más curada, tendremos que dejarlos más tiempo, podremos dejarlos madurar hasta 10 días y en ese momento, estarán perfectos para disfrutar.

NOTAS

Comparte esta receta